Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Andrés Muñoz Barrios escriba una noticia?

El desempleo como variable macroeconómica

08/03/2020 14:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se trata de una de las magnitudes económicas más importantes a tener en cuenta en el análisis económico de un país

A la hora de estudiar la economía de una nación en la que pretendemos invertir, normalmente comprando deuda pública de su gobierno, o bien acciones de empresas que tienen en dicho país su principal fuente de ingresos, debemos tener en cuenta diversas variables macroeconómicas que nos permiten analizar la situación de dicho Estado.

Hemos visto en anteriores ensayos en este blog EFPA varias magnitudes macroeconómicas muy importantes: la inflación, el PIB y la demanda agregada de electricidad.

Ahora, en este nuevo artículo, vamos a abordar una tercera magnitud que reviste enorme importancia: el desempleo, o tasa de empleo nacional.

Concepto de tasa de desempleo.

El desempleo o tasa de desempleo, también denominada Paro o tasa de paro, y que tiene su tasa contraria en la ocupación, se define como el número de personas sin empleo entre el total de población activa de una nación o región. Así, por tanto, se trata del ratio de paro en una economía nacional.

Teniendo en cuenta que el empleo implica de manera directa la capacidad de la economía de emplear todos los recursos humanos disponibles, independientemente de su productividad individual, una mayor tasa de desempleo nos alerta sobre una peor situación de la salud económica de la nación o región en estudio.

Otros conceptos a tener en cuenta.

Se entiende por población activa el porcentaje de la población total que por su edad (entre 16 y 65 años por lo general) por su disposición física (ausencia de enfermedad o de discapacidad física o mental) y por su disposición legal (capacidad legal para trabajar) pueden ejercer un trabajo por cuenta propia o ajena. Se suele calcular a partir de encuestas, en España en contrato a través de la llamada EPA (Encuesta de Población Activa). Se tiene en cuenta para clasificar a un individuo en la población activa su intención de trabajar (por lo que se excluyen las personas con actividades no retribuidas, como por ejemplo misioneras o personas consagradas; así como personas sin intención de buscar un empleo, como por ejemplo estudiantes).

Se diferencia la población en edad legal de trabajar de la población activa en los matices antes explicados al definir este concepto de activos: dado que la población en edad legal de trabajar está formada por las personas entre 16 y 65 años, pero como hemos visto pueden darse circunstancias personales o legales que imposibiliten su aspiración a un trabajo remunerado.

Se entiende por población ocupada el porcentaje de población activa con un empleo por cuenta propia o por cuenta ajena. Normalmente se tienen en cuenta para su contabilización los registros públicos de cotizantes a la seguridad social, así como de autónomos y empresarios por cuenta propia.

Se entiende por población desocupada, o en paro, a la diferencia entre la población activa y la población ocupada. Se trata por tanto del volumen de personas que, considerándose en condiciones de trabajar, no tienen un empleo por cuenta propia o ajena por causas ajenas a su voluntad.

Finalmente la población total es el universo de personas que residen legalmente en un país o nación.

Secuencialmente, dentro de la población total tenemos la población en edad legal de trabajar, y al margen todos los miembros de la población fuera de dicho rango de edad. A su vez, dentro de la población en edad de trabajar diferenciamos a la población activa y dejamos al margen al resto de personas que no se considerarían activos. Finalmente, dentro de la población activa tenemos personas ocupadas y personas desocupadas.

Calculo de la tasa de desempleo.

Se calcula como el ratio en tanto por cien entre la población desocupada y la población activa. Así, por ejemplo, si en una región la población activa asciende a 1.000.000 personas mientras que la población desocupada es de 100.000 personas determinaremos que la tasa de desempleo en esta región es del 10%.

Evolución de la tasa de desempleo en España.

Si estudiamos la serie histórica de la tasa de desempleo en nuestro país podremos tomar la perspectiva necesaria para entender qué porcentaje debemos considerar más relevante, o de entender cuál suele ser la tasa de paro en cada momento del ciclo económico.

En España se calcula por el INE

Tomando como inicio el año 1975, en los albores de nuestra actual democracia, la tasa de paro era del 3, 7 %, la más baja desde entonces. A partir de este momento se fue incrementando de forma importante hasta alcanzar el 21,5 % en el año 1985. En estos años se vivió una recesión internacional, tras la denominada crisis del petróleo de 1979.

Desde ese pico fue bajando hasta el 16, 5 % en 1992 coincidiendo con una importante inversión pública de cara a los Juegos Olímpicos de Barcelona, y la Exposición Universal de Sevilla.

Tras esa relajación volvió a vivirse en nuestro país una escalada de la tasa de desempleo, hasta escalar a un nuevo máximo del 24, 5 % solo dos años después en 1994.

En los años sucesivos la tasa fue descendiendo según se recuperaba la economía española, hasta el mínimo del 10, 6 % registrado en el año 2000, al inicio del siglo. Se vivió posteriormente un leve ascenso al 11, 4 % en 2004 y de ahí fue bajando de nuevo al albor del crecimiento económico hasta el mínimo histórico del 8 % en el año 2007.

Con el inicio de la crisis de las hipotecas “subprime” y posterior gran recesión mundial se volvió a sufrir una importante escalada del desempleo, hasta un máximo histórico del 27, 2 % en el año 2012. Desde ese momento se ha ido reduciendo con la breve recuperación vivida hasta hace poco más de un año, siendo en este momento del 14, 2 % pero con señales que avecinan una nueva recesión.

desempleo españa

Comparación con las tasas de otros países.

Ahora que ya sabemos que la tasa actual está lejos de los mínimos vividos, pero de momento también lejos de los máximos registrados en los últimos 40 años, nuestro estudio debe contrastar esta tasa en comparación con las tasas de los países de nuestro entorno (OCDE).

La realidad es que se registra en España una de las tasas más altas de la OCDE, solo por detrás de Grecia (16, 7%).

La tasa de desempleo más baja corresponde a República Checa (2, 2%) seguida por Japón (2, 4%) y encontramos en tercer lugar a Alemania (3, 1%).

Conclusión.

Como hemos visto, resulta crítico tener en cuenta a la hora de invertir en acciones o bonos relacionados con un país específico la tasa de desempleo de dicho país.

Dado que dicha tasa tiene una correlación directa con la coyuntura económica que se vive, siendo más alta cuanto peor es la misma. Esto nos puede servir tanto para tomar decisiones negativas (no invertir por la mala coyuntura) como positivas (el valor de los activos puede ser barato e interesa comprar a la espera de una recuperación).

En el caso que hemos analizado, y que corresponde a la tasa de paro de nuestro país, hemos estudiado en primer lugar la evolución de la serie histórica de la tasa, para entender el dato actual a la luz de la secuencia que sigue la misma en función de cada momento económico. Y el dato actual no parece del todo negativo, si bien habrá que relacionarlo con otras variables macroeconómicas (inflación, PIB, etc…). Pero a continuación hemos comparado la tasa nacional con las del resto de países de su entorno y hemos constatado que el dato es realmente malo al ponerlo en contraste con los del resto de naciones.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Andrés Muñoz Barrios (137 noticias)
Visitas:
110
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios