Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

400 años de observaciones de manchas solares 1

14/03/2011 19:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En marzo de 1611, un estudiante de medicina alemán llamado Johannes Fabricius se fue de la escuela de Leiden en Holanda, llevando varios de los nuevos telescopios, que comenzaban a estar tan de moda en los Países Bajos. Johannes Fabricius fue a visitar a su padre, el conocido astrónomo y astrólogo David Fabricius, que había tenido una brillante carrera trabajando con célebres astrónomos europeos como Tycho Brahe y Johannes Kepler.

En 1611, David Fabricius vivía en Osteel, una ciudad en la parte noroeste de Alemania, en donde, además de sus estudios celestes, era predicador protestante. Una vez en Osteel, Johannes Fabricius sacó sus telescopios, y el 9 de marzo comenzó a observar el Sol.

La existencia de manchas en el Sol, constituía una auténtica herejía contra el pensamiento dominante en el siglo XVII

Para su sorpresa, Johannes observó manchas negras en la superficie del Sol. Sin embargo, las manchas solares se habían visto antes: los chinos tenían registros de ellas, y de hecho el inglés Thomas Harriot, las vio a través de telescopios en diciembre de 1610. Sin embargo, Johannes Fabricius después de observarlas hace 400 años, fue el primero en publicar un tratado científico sobre el tema. Esta publicación da comienzo a cuatro siglos de investigación solar, que abarcan desde las pruebas de que el Sol gira, hasta los intentos modernos para entender la causa del ciclo de manchas solares de 11 años.

"En ese momento, la gente creía que el Sol era un cuerpo perfecto e inmaculado", explica el heliofísico solar Keith Strong, que estudia las manchas solares en el Centro Espacial Goddard de la NASA. "Lo que hicieron gente como Fabricius y Galileo fue demostrar que estas manchas viajaban alrededor de la superficie y que el Sol giraba."

En el siglo XVII, se creía en el occidente cristiano no sólo que la Tierra era el centro del universo, sino también que los cuerpos astronómicos eran esferas perfectas, que viajaban en círculos perfectos con superficies perfectas e inalterables. Aceptar que los cuerpos astronómicos como el Sol cambiaban, parecía un ataque directo al maravilloso universo de Dios.

Tratado de Johannes Fabricius sobre las manchas solares

De hecho, cuando Johannes Fabricius mostró los puntos a su padre el 9 de marzo de 1611, lo más probable es que hubiera una discusión, afirma Hermann Korte, escritor y profesor emérito de sociología en la Universidad de Hamburgo, Alemania. Korte ha investigado extensamente y ha escrito sobre la familia de Fabricius en su nuevo libro "David und Johannes Fabricius und der Roman meines Vaters" (David y Johannes Fabricius y la novela de mi padre).

"Probablemente hubo fuertes discusiones al ver estas manchas solares", señala Korte. "Galileo acababa de descubrir las lunas de Júpiter en 1610, y esto ya era un pecado para Fabricius padre, que creía que todo giraba alrededor de la Tierra y no en torno a otros planetas. Por tanto se mostraba muy receloso de lo que hacía su hijo."

Lo que su hijo hizo fue hacer un seguimiento de estas manchas moviéndose en la superficie del Sol. Puesto que sólo puede observarse el Sol a través de un telescopio durante las horas en que brilla menos, al amanecer y al atardecer, Johannes Fabricius utilizó una técnica que algunos reconocerán como una forma sencilla de observar un eclipse. Fabricius permitió que los rayos del Sol entrasen en una habitación oscura a través de la abertura del agujero de un alfiler, y ver la imagen resultante en una hoja de papel. Por lo tanto, así pudo rastrear el movimiento de las manchas solares.

"Varias semanas de observaciones sugerían que ni las nubes ni los planetas ni las estrellas causaban las manchas oscuras en el Sol", añade Korte. Johannes Fabricius observó que las manchas eran un fenómeno propio del Sol, y que se movían en la misma dirección a una velocidad relativamente constante, desapareciendo en uno de los bordes del disco y reapareciendo aproximadamente dos semanas después por el otro. Éste fue un indicio significativo de que el Sol giraba, al igual que afirmaron varios estudiosos contemporáneos.

Continuará...

Publicado en Odisea Cósmica


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
6306
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.