Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elplural.com - Política escriba una noticia?

23 F, la verdad… o casi toda la verdad (I)

22/02/2011 19:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los prolegómenos del golpe que nunca pasó de vodevil

23 F, la verdad… o casi toda la verdad (I)

¿Vivió aquel 23F? ¿O ha nacido como tantos millones de españoles en los 30 años que ya han pasado desde aquella locura? ¿Y si ya tiene cuarenta y tantos o más, recuerda realmente lo que sucedía en aquel tiempo que ya aparece en la memoria con los ribetes en color sepia? Les pregunto porque tener los datos de lo que sucedía en aquella España aún plenamente postfranquista resulta imprescindible para entender a los personajes y los hechos de esta historia que muchas veces se ha dicho que fue esperpéntica, que lo fue, pero que en realidad respondía más que nada a un tiempo en el que convivían los estertores de un mundo y el alumbramiento, aún en la fase de dilatación, de una nueva época. Así es que recordemos.

A la derecha del poder teníamos una merienda de negros y unos franquistas poco reconvertidos

En 1980 el mapa político, aunque no lo parezca a veces, era bastante diferente del actual. Gobernaba Unión de Centro Democrático, un partido que no era tal y que estaba siendo devorado, y a conciencia, por quienes ocupaban sus alturas. “ La UCD” , con el artículo, como se decía entonces, era un galimatías en el que muchos gallos intentaban sacar cabeza y, como el malvado y ambicioso visir Iznogud, un personaje de tebeo también de la época, querían ser califas en lugar del califa: o sea, querían ser presidentes en lugar de Adolfo Suárez. Paco Fernández Ordóñez, que dirigía la corriente socialdemócrata, Landelino Lavilla, cabeza de un grupo de democristianos y liberales y, sobre todos ellos, Miguel Herrero de Miñón, que aún no se había reconvertido en asesor del nacionalismo vasco, y que lideraba el ala más de derechas de la democracia cristiana, dedicaban la mayor parte de sus esfuerzos a mover la silla a Suárez, y a buscar pactos que aseguraran su futuro, bien con el PSOE, bien con Alianza Popular.

Porque sí, existía entonces Alianza Popular, que habían creado los que se llamaron los 7 magníficos, siete ex ministros de Franco, que liderados por Manuel Fraga buscaban sobrevivir en los nuevos tiempos. Esta AP acabaría por comerse la mayor parte de UCD para dar a luz al actual Partido Popular. Y aquí, en este atracón original, está el origen de las tensiones que aún se viven en el PP, donde conviven la derecha más autoritaria, hija del franquismo, incluidos sus reaccionarios representantes, con lo que en cualquier otra parte serían moderadas mentes conservadoras con sus moderadas propuestas de derecha.

Y luego estaban los otros, los ultras, el franquismo puro y duro y los falangistas en todas sus vertientes. Que no han desaparecido, pero que entonces aún no se habían mimetizado plenamente ni en el PP ni en determinados medios de comunicación.

A la izquierda del poder teníamos unos comunistas en revisión y unos socialistas impacientes e inexpertos

En el otro extremo se hallaba un PCE potente, que había salido de la represión franquista con mucho prestigio y una organización interna impecable, pero que venía herido de gravedad por un hecho incontestable: el fracaso de la experiencia de los Partidos Comunistas en el poder. El terrible ejemplo de represión sucedido en Hungría, y más aún en Checoslovaquia en 1968; el descrédito de la URSS, que empezaba a resquebrajarse, llevó a los partidos comunistas de Europa Occidental, Carrillo a la cabeza, a crear lo que se denominó “ Eurocomunismo” , que sirvió para que el PCE tuviera un buen resultado electoral, pero que, era evidente, nunca les permitiría tener el poder de los PC francés o italiano.

Y luego estaba el PSOE. Un Partido Socialista muy joven, comandado por los cuadros del interior, que se había sublevado contra el socialismo del exilio, los viejos republicanos, a los que los González, Guerra, Chaves, Solana, Castellanos, Maragall… , habían arrinconado, y que tenía prisa, mucha prisa, por hacerse con el poder. La calle y las encuestas les auguraban en 1980 que el gobierno estaba para ellos ya allí, justo a la vuelta de unas elecciones que deseaban acelerar, con moción de censura contra Suárez si era necesario, incluida.

Más sobre

Lo demás, en la izquierda, excepto el PSP que lideraba Enrique Tierno Galván, no eran más que siglas de grupos trostkistas, maoístas… , a efectos electorales y de poder, hojarasca a la espera de ser barrida por el tiempo.

Y además estaban el Ejército, las autonomías, el terrorismo, el paro, la inflación…

Pero si el paisaje político era aún borroso, qué decir del social. En 1980 España estaba frente a una crisis perfecta. Los valores religiosos y morales cambiaban a “ toda mecha” , expresión de la época. La situación económica era terrible. El desempleo crecía en un país en el que la cobertura social era aún limitada. La inflación superaba el 20% en algún año. Los procesos autonómicos comenzaban a concretarse, lo que ponía en marcha el fantasma del “ España se rompe” . Y luego se vivían los llamados “ años del plomo” , cuando el terrorismo de ETA y GRAPO provocaba que hubiera meses con casi tantos muertos como días. Una situación difícil que llevaba a añoranzas en algunos círculos. Desde luego, en las salas de jefes y oficiales de los cuarteles.

La legalización del PCE, en la que se sintieron engañados, había roto por completo la confianza de los mandos militares con Suárez. Quienes mandaban entonces en los Ejércitos eran generales que habían vivido la Guerra. Compañeros de Franco o de las promociones inmediatamente siguientes, casi sin excepción sentían un desprecio absoluto por la democracia parlamentaria y, monárquicos o no, que muchos no lo eran, aceptaban al Rey porque así se lo había pedido el dictador en su famoso testamento, que colgaba en las paredes de todos los acuartelamientos. Pero la brutalidad terrorista, que sobre todo asesinaba militares y policías y guardia civiles, entonces aún cuerpos armados; su miedo a que se rompiera la unidad de España por el proceso autonómico y, como se ha apuntado, la legalización de los comunistas, creaban un rencor y un descontento que empezaba a detenerse no sólo en Suárez, sino que también alcanzaba al monarca, a quien veían como el gran protector del Presidente de gobierno.

Suárez y el Rey… el enamoramiento se había acabado

Se confundían, sin embargo. El Rey, que es verdad, había vivido con Adolfo Suárez un mutuo deslumbramiento, había comenzado a ver también al jefe del ejecutivo como un peligro para el sistema… , y para sí mismo. Es más, entre los dos había surgido una rivalidad que cada vez resultaba más evidente, sobre cuál de ellos estaba siendo el verdadero motor de la transición.

A lo largo de 1980 Felipe González, Santiago Carrillo, Manuel Fraga… , y sus compañeros de UCD, pero también banqueros, no perdían cada ocasión que tenían de pedir al Rey que forzara la marcha de Suárez. Y el monarca cada vez los escuchaba con más agrado. En aquel tiempo el Rey no sólo reinaba, además gobernaba. O lo pretendía. Pero el desencuentro tomó un rostro más serio cuando a Zarzuela lo que empezó a llegar fue el creciente runrún de que en los cuartos de armas y en las reuniones más o menos clandestinas de generales se insistía en que a Suárez sólo le sostenía el Rey y sus suertes debían estar ligadas.

Y es en este paisaje político, militar y social en el que España llega a los últimos meses de 1980, cuando se empieza a hablar abiertamente entre la clase política de la urgencia de efectuar el “ golpe de timón” que meses atrás había pedido el president de Cataluña, Josep Tarradellas, y al palacio de la Zarzuela empiezan a llegar informes que hablan de la urgente necesidad de un gobierno de concentración.., a ser posible, presidido por un militar.

Francisco Medina es director adjunto de ELPLURAL.COM


Sobre esta noticia

Autor:
Elplural.com - Política (4516 noticias)
Fuente:
elplural.com
Visitas:
2689
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.