Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bigotaumsurf escriba una noticia?

2012 alineacion del la tierra con el centro de la galaxia

23/08/2009 01:05

0 Nuevo Año Galáctico de 26, 000 años solares. El Reloj Galáctico estará en el punto cero y comenzará un Nuevo Ciclo Precesional

0

Desde el principio del Tiempo, los seres humanos, desde más primitivo al más sofisticado culturalmente, han seguido y han grabado los ritmos naturales y ciclos de la Tierra. El baile intrincado entre la Tierra y los otros cuerpos celestes ha sido siempre fuente de maravilla y asombro, dando lugar a innumerables historias y mitos por el mundo. Muchos de estos cuentos todavía son contados hoy.

Las personas antiguas de la Tierra se preocupaban por estos ritmos naturales y ciclos, porque sus vidas y su sustento dependían de ellos. En ciertos tiempos del año, la comida año era abundante en ciertas regiones y no lo era en otras. En ciertos momentos vendrían las lluvias, en otros, podrían esperar calor y sequedad. Ellos también observaron que la fertilidad estaba, de alguna manera, vinculada con los ciclos de la Luna.

De acuerdo con estos variados ciclos de la Naturaleza, las personas empezaron a reconocer un Cosmos de complejidad creciente - modelos repetitivos y ciclos envueltos dentro de ciclos aun más grandes de orden. Los movimientos cíclicos del Sol, la Luna, los Planetas y las Estrellas indicaron un Orden Natural a la Realidad, que les proporcionó a nuestros antepasados el significado y la certeza de la continuidad.

El cielo y la Naturaleza tocaron cada aspecto de sus vidas. No es sólo que sus observaciones astronómicas indicaban cuándo plantar sus cosechas y cuándo segar la mies, sino también dónde localizar sus templos, cómo diseñar sus casas e incluso cómo orientar sus ciudades. Estas personas ocuparon un Universo inteligente y viviente que gobernaba sus vidas. La supervivencia y el éxito, entonces, dependía de cuan bien uno podría leer las señales celestiales.

Como breve revisión de lo más básico de estos ciclos naturales, nosotros empezaremos con la rotación de la Tierra en su eje. Porque la Tierra rota una revolución completa cada 24 horas, nosotros observamos los períodos recurrentes del día y la noche.

Lamentablemente, hay números sorprendentemente grandes de personas hoy que todavía no entienden que este ciclo diario es causado por el movimiento de la Tierra, y no por algo el Sol está haciendo. Esto podría explicarse un poco por el hecho que nuestras costumbres lingüísticas están siglos detrás de nuestra comprensión científica, y continuamos hablando en términos de la salida del sol y sus ocasos.

Sea como sea, el próximo ciclo que veremos no está basado en el movimiento de la Tierra, sino de la Luna. La Luna rota alrededor de la Tierra cada 29.5 días, dándonos el concepto del mes, al aparecer en sus diferentes fases, desde la Luna Nueva a la Luna Llena, y una vez, de regreso a Luna Nueva.

Luego está el ciclo observable del año, cuando la Tierra baila alrededor del Sol en una órbita elíptica, tomándole 365.25 días para completar una revolución.

Cuando las personas continuaron observando los cuerpos celestes, comenzaron también a notar que algunas de las luces luminosas en el cielo se movían mientras otras se quedaban relativamente estacionarias. Estos cuerpos errantes que hemos venido a conocer como los planetas, y varias personas alrededor del mundo mostraron un interés especial en sus ciclos y movimientos particulares, tejiendo un gran número de historias, mitos y leyendas.

Esos astrónomos tempranos que guardaron archivos del movimiento del Sol, Luna y Planetas, uno de los más grandes misterios que ellos observaron fue el hecho de que todos los años, ellos esperarían que el Sol apareciera en el Equinoccio de la Primavera o en el Solsticio del Invierno en un lugar específico en el horizonte, señalizando el Nuevo Año.

Con el tiempo, ellos se desanimaron de encontrar que el Sol ya no aparecía en el mismo lugar que lo hacía solo 70 años antes, sino que se había movido un grado completo (el equivalente al diámetro del Sol - por dos). Este movimiento lento, llamado Precesión del Equinoccio, causa que el Sol del Equinoccio parezca resbalarse hacia atrás contra el telón de las estrellas.

Los astrónomos han logrado deducir ahora que la Tierra no es una esfera perfecta. Realmente es un poco chata en los polos, y tiene una protuberancia en el ecuador. Como resultado, los tirones gravitatorios de la Luna y el Sol ejercen una influencia desigual en la Tierra. Sus fuerzas gravitatorias intentan tirar la protuberancia ecuatorial hacia ellos.

Porque la Tierra está girando, estas fuerzas hacen que se tabalee el eje del de la Tierra, cambiando siempre muy despacio. Gradualmente el eje polar que una vez estuvo alineado con una estrella en particular, empieza a cambiar hasta alinearse con otra estrella.

Ahora mismo, el eje de la Tierra al Polo Norte apunta a la estrella Polaris – la cual nosotros apropiadamente llamamos la Estrella Polar. Pero hace 5, 000 años, el polo norte celestial se alineaba a la estrella llamada Alfa Draconis. Ocho mil años en el futuro la estrella del polo será Vega.

Este movimiento Precesional es, entonces, el mismo movimiento responsable para el cambio de ubicación de los Equinoccios y los Solsticios. Los antiguos astrónomos descubrieron el movimiento Precesional de término largo del Sol a través del fondo de las constelaciones y se calcula la longitud de este Ciclo a alrededor de 25, 600 a 26, 000 años.

Esto significa que el Sol que marca el Equinoccio de Primavera, que ahora aparece adelante del fondo de estrellas en la constelación de Piscis, en aproximadamente 500 años subirá a la constelación de Acuario. Continuará cambiando al revés a través de las varias constelaciones de Capricornio, Sagitario, etc., hasta que en aproximadamente 26, 000 años llegará de regreso al mismo punto exacto en Piscis.

La comprensión de esta Precesión del Equinoccio, entonces, dio lugar a muchos mitos y leyendas de las diferentes Edades Mundiales. Cuando el movimiento Precesional continuó cambiando el Equinoccio a una nueva constelación, las diferentes culturas percibieron esto como una Nueva Edad o Nuevo Mundo. Como el Sol de Equinoccio de Primavera aparecía surgir en la constelación de Tauro, las personas percibieron esto como la Edad del Toro; la Edad del Carnero cuando subió a la constelación de Aries; la Edad del Pez al subir en Piscis, y así sucesivamente.

En un tiempo, muchas civilizaciones en la Tierra eran conscientes de este ciclo natural de la Tierra y lo incorporaron en sus cosmologías y conceptos del Tiempo de varias maneras. Cada uno reflejando una interpretación y significado ligeramente diferente, pero de diferentes maneras diferentes, todos sostuvieron el Ciclo Precesional como involucrando nada menos que el proceso Cósmico de la evolución de la Vida, influyendo sutilmente en todas las Formas de Vida de la Tierra a moverse a niveles más altos de organización y complejidad. Vino a simbolizar el Proceso Espiritual de Desplegar la Conciencia en nuestro planeta.

Lo que es importante aquí es que esta creencia estaba realmente basada en un notable ciclo astronómico: cada 72 años, el Solsticio y el Equinoccio del Sol parecían moverse un grado hacia atrás, a través de las constelaciones - como la mano de un reloj, indicando las horas del día. Sin embargo, en este Reloj Cósmico la mano, o marcador, en el movimiento es la ubicación específica del Equinoccio o Salida del sol del Solsticio, mientras la cara del reloj es representada por las constelaciones relativamente estacionarias de las estrellas.

Con esto en perspectiva, entonces, nosotros volveremos nuestra atención ahora a cómo este Ciclo Precessional fue incorporado en la Cosmología maya y cómo se relaciona a su calendario de la cuenta larga, y específicamente al año 2012.

Quizás más que cualquier antigua cultura de la que estamos conscientes a estas alturas, los Mayas estaban obsesionados con la Astronomía. No sólo eran capaces de proyectar sus cálculos astronómicos miles de años adelante y atrás en el Tiempo, sino que desarrollaron un calendario reciclable de Venus que era exacto a un día en 500 años, y una mesa de eclipses que todavía funciona hoy.

Ellos también calcularon exactamente el año solar hasta con cuatro cifras decimales. Para lograr estos impresionantes cómputos, ellos crearon un sistema sofisticado de matemáticas que utiliza el valor del lugar y el concepto del cero. Y todos esto mientras Europa todavía estaba vagabundeando en las Edades Oscuras.

En una cultura compleja como la maya, y considerando el lapso de un período de casi mil años, es importante recordar que eso levantó diferentes sistemas de creencia en tiempos diferentes, algunos de los cuales coexistían en el mismo lugar. Justo como si tomáramos la demografía de, digamos, la moderna ciudad de Nueva York, nosotros encontraríamos a judíos viviendo allí, además de Musulmanes, protestantes y católicos – todos, muy entretenidos en diferentes sistemas de creencia.

Y así, es apropiado aquí limitar nuestras consideraciones de la cultura maya a sólo esas creencias que prestan significado e importancia a la auspiciosa fecha indicada en su calendario de cuenta larga - Dec. 21, 2012.

Al enfocarnos en esta fecha, encontramos que uno de los indicadores a su probable importancia es que específicamente designa el Solsticio de Invierno. Como este es nuestro punto de partida en nuestro análisis, echemos una mirada más cercana acerca de lo que esto podría significar.

En primer lugar, es bueno ser consciente que alrededor del mundo en varias culturas del pasado, cada uno designó un tiempo específico para marcar el principio de su Nuevo Año.

  • En Sumeria antigua y Babilonia, el Nuevo Año empezaba con el Equinoccio de la Primavera

  • En Israel el Nuevo Año se cambió gradualmente al Equinoccio en el Otoño

  • En el Norte de Europa, el Nuevo Año era celebrado en el tiempo del Solsticio de Invierno

  • Nosotros todavía observamos esta tradición del Nuevo Año en particular, pero agregando unos días extras para que ahora nuestro Nuevo Año empiece el 1 de enero

Entonces, en el contexto de esta tradición el Solsticio de Invierno el 21 de diciembre era celebrado como el cumpleaños del Sol. Es la noche más larga del año y por consiguiente, el día más corto del año. Representó el último poder de las fuerzas oscuras de la Naturaleza: la larga noche invernal, cuando las cosas parecían estar muertas y quietas. Y fuera de las profundidades de esta noche más larga, nació el nuevo Sol. Desde este punto en, el poder de la luz crece despacio en fuerza y los días empiezan poco a poco a hacerse más largos.

El Solsticio de Invierno, entonces, inauguró el nacimiento de un nuevo año solar. El Sol parecía regresar de su viaje anual al Sur y empieza su lento retorno a las Latitudes del Norte. La salida del sol, el 21 de diciembre, se creía que era como la primera salida del sol, y el comienzo del Nuevo Año era, de hecho, una celebración del principio del Tiempo.

Con este contexto particular en la mente, estamos ahora preparados para examinar más estrechamente las razones por qué el Solsticio de Invierno en el año 2012 es tan importante. En el calendario maya de la cuenta larga, un ciclo de 5, 200 años finaliza en esta fecha, y también apunta a una rara alineación astronómica. De hecho, esta alineación sólo pasa una vez cada 26, 000 años.

El auspicioso año de 2012 indicado en el calendario de la cuenta larga, ilumina el hecho que el movimiento Precesional del Sol del Solsticio de Invierno gradualmente llevará su posición a alinearse con el mismo centro de nuestra Galaxia.

Para los mayas, esto es como el último golpe de Medianoche en Nochevieja, sólo que en el 2012 el Nuevo Año es el Nuevo Año Galáctico de 26, 000 años solares. El Reloj Galáctico estará en el punto cero y comenzará un Nuevo Ciclo Precesional.

A estas alturas usted puede estar preguntándose que es lo que es tan importante sobre la vía láctea y por qué los maya incluso estaban tan interesados en ello.

Nuestra cultura científica ha venido finalmente a comprender que nuestro planeta, el Sol, y el sistema solar entero tuvieron sus orígenes en el centro de la Galaxia de la Vía Láctea. Nosotros también hemos encontrado recientemente que nuestra Galaxia es de 70, 000 años de luz de diámetro, con la mayoría de sus 400 mil millones estrellas concentrados en la gran protuberancia central.

Equipado con instrumentos ultravioleta, radiografías y rayos gamma, mas telescopios infrarrojos, la mayoría de los astrónomos están ahora convencidos que en el centro de nuestra Galaxia hay un masivo agujero negro de un tamaño inimaginable de millones de veces más grande que nuestro sol. Esto es donde la Ciencia y la Mitología verdaderamente se encuentran. Para lo que el centro de nuestra Galaxia pueda representar en términos de energía y propiedades tiempo/espacio, nadie tiene una pista.

Pero para los antiguos mayas, la Galaxia de la Vía Láctea representó a la Gran Madre Cósmica de donde nació toda Vida. Ellos vieron a nuestra Madre Galáctica estirándose a través del cielo nocturno y de alguna manera reconocer el lugar desde donde todos nosotros habíamos venido. Y a la gran protuberancia central a Su centro, ellos la percibieron como el Útero Cósmico.

Dentro de la protuberancia central está lo que parece un corredor oscuro, conocido como la grieta oscura (dark rift). Los mayas se referían a esto con muchos nombres, pero el más pertinente aquí es su referencia a esta área como el “paso del nacimiento”.

¿Estaremos empezando a conseguir aquí un cuadro de esto?

Considerando entonces la importancia de la fecha 2012 en el calendario maya, se ha descubierto que ese año específicamente apunta a un periodo de tiempo cuando el Sol del Solsticio de diciembre se alinea con y surge fuera del telón de la grieta oscura, el "Canal Galáctico de Nacimiento” en la protuberancia central. Es como si el Sol realmente estuviera naciendo nuevamente del Útero Galáctico.

La Cosmología maya no fue escrita en un libro, sino en las mismas estrellas sobre sus cabezas. El significado de esta historia no fue revelado a través del estudio de oscuras interpretaciones, sino que a través de correspondencia de asociaciones asignada a las partes individuales en la historia.

Todos lo que necesitamos hacer es reconocer esas asociaciones originales y la historia se despliega sola. Así como en nuestra cultura, nosotros hemos construido asociaciones entre el Solsticio de Invierno, el Nuevo Año y el nacimiento de Jesús Cristo, “ el Hijo de Dios" quien entró en este mundo como "un salvador de la humanidad ".

Con los mayas hemos descubierto otra historia asociada con el Solsticio de Invierno, el Nuevo Año y el destino de las personas en la Tierra. La alineación astronómica del Ciclo Precesional del Solsticio de Invierno y el Centro Galáctico representa el "Punto Cero" en el Reloj Cósmico, marcando así el principio de la Nueva Era en nuestra jornada evolutiva en la conciencia. Nos dice que nace un Nuevo Sol, que un Nuevo Año ha amanecido, que un Nuevo Ciclo Galáctico ha empezado, y la transformación de nuestro Mundo está en camino.

El gran secreto en esta historia particular es que nosotros no necesitamos esperar el Solsticio de Invierno del año 2012 para reconocer que estamos entrando en este tiempo de profunda transición. Ya que según los más recientes cálculos astronómicos, el Solsticio Meridiano realmente es el que más precisamente coincide con el Ecuador Galáctico entre 1998 y 1999.

Así como el ecuador de la Tierra divide el planeta en dos hemisferios de Norte y Sur, el Ecuador Galáctico es el término astronómico para la línea divisoria de la Vía Láctea, separando la Galaxia en dos mitades. Similar al tiempo del Equinoccio, cuando el Sol parece cruzar el Ecuador de la Tierra y entra así en un nuevo hemisferio, así también en 1998 el Sol del Solsticio de Invierno comenzó a atravesar el Ecuador Galáctico.

Considerando que el Sol es tan grande (aproximadamente uno y medio grados de ancho) y el movimiento es tan lento, nuestro Sol no estará completamente por el Ecuador y totalmente en el nuevo Hemisferio Galáctico hasta el año 2018.

Así que nosotros necesitamos entender entonces que la fecha maya de 2012 simplemente es un indicador a este periodo del 20 años de transición – el proceso de nacimiento de la Nueva Era (o Edad), y el punto del principio del Nuevo Ciclo Precesional de 26, 000 años.

Yo lo encuentro casi la altura de ironía que los descendientes de esos blancos europeos que vinieron al "Nuevo Mundo" para llevar iluminación y salvación a la población indígena, ahora encontrarían enterrado aquí, en alguna selva remota, un calendario/reloj de piedra marcándoles el Tiempo/hora que es. Un calendario o reloj no muy extraño a su propio fondo cultural, pero uno que realmente incorpora y cumple su más expansiva visión del Tiempo cíclico, el Ciclo Precesional.

Este "Gran Año" era conocido hace mucho tiempo por los sumerios, babilónicos, egipcios y los antiguos griegos, pero carecía del punto en el que empezaba o acababa. De algún modo, a través de las Edades, el conocimiento había estado perdido.

Quizás el regalo más grande que la cultura maya ha dado a nuestro mundo es el Punto Cero al Ciclo Precessional de 26, 000 años. A través de la fecha 2012 en su calendario, ellos indicaron la importancia del Ecuador Galáctico y su relevancia al Ciclo Precesional, dándonos así la habilidad de apuntar ahora con precisión el Tiempo exacto en nuestro Reloj Galáctico.

Sobre el lapso de los 20 años de periodo de transición cuando el Sol del Solsticio cruza el Ecuador Galáctico y se mueve hacia un nuevo hemisferio, nosotros daremos testimonio, de hecho, la caída de las viejas estructuras viejas y el nacimiento de nuevas. Para aquéllos que tienen ojos para ver, nosotros realmente estamos siendo testigos del nacimiento de una civilización planetaria.

Y las mismas logísticas involucradas en este proceso determinarán que los viejos valores de los Estados Nación, que estaban principalmente basadas en la competencia y la explotación, tendrán que dar paso, en el futuro, a un esfuerzo de colaboración, dónde la cooperación será el valor social dominante. Esto surgirá, no de alguna teoría política, social o económica, sino del el mismo deseo de las especies humanas de continuar sobreviviendo y tener el éxito.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en